Song of the Sea – Tomm Moore (Irlanda, 2014)

Song of the sea
Foto: Cartoon Saloon, Digital Graphics.

Al principio de la película conocemos la historia de Mac Lir el gigante (deidad acuática de la mitología irlandesa). Se trata de un dios de gran presencia que ha pasado por una decepción y su llanto ha provocado una tempestad que amenaza con inundar a la tierra. Por ello, su madre (una bruja búho llamada Macha) usa sus poderes para robar sus sentimientos y convertirlo en piedra.

Esta historia prácticamente mueve todo el argumento. Porque es a causa de la ambición de la bruja (en busca de sentimientos) que los dos protagonistas, Ben y Saoirse, emprenderán un viaje con el objetivo de liberar a unas criaturas mágicas que también fueron convertidas en piedra.

Ambos hermanos convivían juntos con su padre en una isla ubicada una isla de la costa oeste de Irlanda. En tiempos antiguos, éste ha sido el escenario de la muerte de la madre, Bronagh, quien ha tenido que abandonar esta tierra para dar a luz a su hija en lo profundo del mar. La razón de esta decisión es que ella era una selkie, conocida como una criatura mitológica en el folclore irlandés, y probablemente las selkies solo pueden permanecer juntas en el mar o fuera de este mundo.

El padre ha sentido mucho la muerte de su esposa pero se ha consolado con la llegada de su hija Saoirse, que durante su infancia sufre algunos maltratos por parte de su hermano, en una clara alegoría a la típica función infantil de los celos que se desarrolla entre hermanos, siendo Ben quien al final observa con ojos de conmiseración a su hermana en los últimos tramos de la obra.

Una noche, Saoirse interpreta una canción en una concha mágica (que fue el regalo de la madre de Ben antes de morir) y recibe la visita de unas luces mágicas que la guian hasta un baul que pertenecía a su madre, en donde hay un abrigo blanco misterioso y mágico que permitirá a Saoirse convertirse en selkie y nadar junto con sus amigas de la misma especie. Este encuentro acuático es retratado con belleza gracias a un trabajo de animación visualmente atractivo.

song_hires_5
Foto: gkidsfilms.com

Al final de la cita, Saoirse termina varada en la costa, y esto alarma a la abuela de los niños. Ella regaña al padre y sentencia que aquel no es el lugar apropiado para que sus nietos convivan. Entonces los hermanos van a la ciudad. El viaje que realizan es retratado con originalidad: mientras la abuela los hace transitar por lugares que desconocen, Ben dibuja un mapa con trazos infantiles. Son estos mismos trazos los que aparecen detrás del vehículo de la abuela para guiar al espectador a través del mapa infantil.

Un grupo de criaturas (los Deenashee) se percatan de la presencia de Saoirse en la ciudad. Saben que solo con la “canción del mar” (que puede ser interpretada por Saoirse) podrán liberarse de la magia de Macha, que ha absorbido los sentimientos de sus camaradas y los ha convertido en piedra. Es por esto que la capturan sin importan que se encuentre acompañada por su hermano.

Ben la persigue, encuentra a los Deenashee y éstos le dicen que Soirse necesita de su abrigo mágico para poder interpretar la “canción del mar” y liberar a las demás criaturas. De pronto entran intempestivamente unos buhos que convierten en piedra a los Deenashee sobrevivientes. Y Saoirse y Ben se deciden a emprender el viaje de regreso en búsqueda del abrigo. Lo que no saben, sin embargo, es que su padre se ha desecho del baul que lo contenía, arrojándolo al mar, tal vez intentando liberarse de aquel pasado que le robó a su esposa selkie.

Durante el trayecto de regreso, se pueden ver paisajes y elementos visuales que enriquecen la animación, como si se tratara de una experiencia onírica convertida en realismo mágico. Cada vez que Saoirse toca la concha de mar que le regaló su madre a Ben, emergen unas brillantes luces que sirven de guía para saber a donde debe dirigir su voluntad. Cuando nota que las luces se dirigen al fondo de un pozo de agua, no piensa dos veces y salta sin pensarlo dos veces.

Su hermano la busca desesperado, cae al fondo y se encuentra con otro ser mágico (el gran Seanachai) que tiene la habilidad de mostrar el pasado gracias a sus incontables cabellos, que representan a la memoria en el mundo. Así es como Ben logra ver el pasado de su madre, al momento en que ella decide dar a luz a Saoirse dentro del agua, como toda selkie.

Song-Of-The-Sea_01
Foto: jennycitino.com

Los ojos de Ben se abren. Entiende que su hermana ha sido un legado de su madre. Su corazón se vuelve benévolo. Ahora está listo para seguir en la búsqueda de Saoirse, y olvidar que alguna vez la trató con desprecio.

Ella, mientras tanto, pierde cada vez más el aliento, como si su juventud estuviera siendo robada por el aire. Esto se refleja a través de sus cabellos, que se vuelven cada vez más blancos mientras transcurre el tiempo.

Ben encuentra a la bruja Macha, que ha robado los sentimientos de muchas criaturas para colocarlas en un frasco, como si fuera una coleccionista. El niño la encara y la bruja explica que solo buscaba eliminar la tristeza en su hijo: aquel fue el inicio de sus asaltos sentimentales. De esta forma, el director (junto con Will Collins en el guion) busca humanizar al enemigo, retratándolo como un ser incomprendido, víctima de sus deseos.

Ben, que solo busca rescatar a su hermana, logra escapar de la presencia de Macha. Encuentra a Saoirse a punto de desfallecer. Ya ni siquiera puede tocar la concha de mar. Con unos últimos respiros, logra soplar sutilmente y consigue quebrar todos los frascos que contienen los sentimientos encerrados por la bruja, quien para ese momento termina comprendiendo que su actuar solo ha aumentado la tristeza, en lugar de disminuirla.

Es finalmente con la ayuda de Macha que los niños logran volver a su hogar, en donde el padre confiesa que ha lanzado al mar el baúl que contenía el abrigo de Saoirse.

El hombre obliga a Ben a subir a una barca precaria y dirigirse al hospital, en donde cree que podrán salvar a la niña. El ambiente, con las olas y los truenos amenazadores, podría interpretarse como el reflejo de los sentimientos del padre y Ben, que albergan tempestad, por un lado, y desesperanza, por el otro. Ambos se encuentran observando las que podrían ser las últimas horas de Saoirse, quien ni siquiera puede hablar porque solo con su abrigo es capaz de realizar su anhelado canto del mar.

song_of_the_sea_deconstruction_by_kainekamui-d8v51ox
Foto: deviantart.net

Inesperadamente, unas luces mágicas se posan muy cerca de Ben, por encima del mar atribulado. Toma la valentía suficiente y salta sin considerar los peligros.Y su padre, alarmado, lo busca, dejando atrás a Saoirse. Afortunadamente, Ben ha recibido la ayuda de unas focas, que lo guían hasta el baúl al fondo del mar. El niño toma el abrigo, y suelta su último aliento, al momento en que su padre lo rescata.

Juntos, se elevan.

Saoirse recibe el abrigo y toma la forma de una foca blanca y brillante, como lo hizo la primera vez. Ben se posa encima de ella, el padre en una de las focas, y juntos vuelven a la casa del faro para el esperado canto del mar.

La niña, a través de su delicada canción, devuelve la vida y la esperanza a todas aquellas criaturas que sufrieron el encanto de piedra de la bruja Macha. Entre ellas, reaparece la madre selkie, Bronagh, quien con un brillo incandescente provoca una gran impresión en su esposo y Ben.

La mujer pide a su hija que decida entre seguir siendo una selkie o dejar atrás su condición, teniendo en cuenta que Saoirse es mitad humana mitad selkie. Ella decide quedarse en la tierra como humana, junto a su hermano, su abuela y su padre, que observa atónito esta aparición.

Ben, impactado con la situación, pregunta melancólicamente a su madre si podría quedarse con ellos. Y Bronagh responde con un mensaje emotivo, digno de destacar como el valor del amor de madre: Mi hijo, recuérdame en tus historias y en tus canciones, sabiendo que siempre te amaré.

Y así concluye el encuentro. Y Song of the Sea. Un brillo acentuado deja de formar parte del ambiente de la costa del mar, y luego se perciben colores vivos, rostros alegres, y el inevitable paso del tiempo, que ha dejado atrás las dudas del pasado y ha unido a los hermanos en un encuentro debajo del mar, acompañados de las focas y el perro que los ayudó en la travesía.

Screen-Shot-2015-04-08-at-4.14.06-PM
Foto: filmfisher.com

En esta conclusión, se percibe una gran belleza, desde el trabajo visual y el sonido ambiental. El momento más emotivo de la película puede ser la despedida de Bronagh, que podría no dejar indiferente al espectador.

Song of the Sea podría interpretarse como una invitación a cantar, a procurar el cuidado mutuo con valentía, y romper de esta forma los frascos que atan a los sentimientos. Porque no hay otra forma de esparcirlos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s