Empezar de nuevo

¿Se puede empezar de nuevo?, borrar todos los recuerdos y volver a generarlos, tal vez espontáneamente… ¿o es necesario darnos un tiempo?

Es probable que no podamos volver a sentir la misma efervescencia de la primera época del amor, aquel momento en que todo se ve perfecto. ¿Entonces es imposible? Yo no pierdo las esperanzas. ¿Pero esa primera época no es parte del amor emocional? Sí. ¿Y si quiero construir algo más importante que eso? Pero ¿qué puede serlo más que amar intensamente? La consciencia de los defectos. Claro, pero no fuerces las cosas, Delia… ¿Lo estoy haciendo? Es innegable que el primer delirio del amor es justamente eso: un delirio sensacional, y eso es perfecto, nadie puede quitarle esa característica principal al principio del enamoramiento. Es por eso que te hablo de alejarnos de la inconsciencia; llegará el momento en que sus ojos ya no se verán como dos estrellas perdidas… de hecho, ya no los veo así, al menos no los suyos. ¿Y cuál podría ser la razón de esto?, ¿alguna vez te lo preguntaste? No sé, me acostumbré a verlo siempre, y quizá estoy aburrida; a veces, no sé, pienso que uno puede dejar de amar por culpa de esto. Pero, entonces, ¿lo amaste alguna vez? Supongo que sí, pensaba en Él todo el tiempo, y hasta vivimos juntos y yo sentía que lo quería. Entiendo, pero no sentías que su libertad era parte del amor… ¿o sí? Claro que sí, siempre le decía que puede salir con quien quiera, pero que me lo diga. ¿De verdad? No estoy para esos juegos ahora. Pero la libertad es mucho más que dejar a la pareja salir con los amigos. ¿Cómo sabes eso? Porque lo pasé con mi pareja anterior. ¿Qué hacías? Recuerdo que siempre sentía dolores de estómago cuando ella me decía que lo acompañarían sus amigos, y llegó un momento en que se lo dije; pero no podía evitar que se repitiera, y eso me carcomía las entrañas. Hasta que todo terminó estallando. Claro, quise empezar a prohibírselo, que no fuera con nadie y que solo estuviera conmigo. Nunca podría saber cómo se siente eso… No es algo que quisiera recordar, tampoco. Igual no es que se odiaran o algo así, se revolcaban todo el tiempo, y los abrazos y los viajes juntos hacen que toda la oscuridad de la desconfianza se mantenga al margen. Pero ese no es el objetivo al que debe apuntar una relación. No sabemos, ¿quiénes somos para decirlo?; además, tal vez el problema nunca fuiste tú. Es que es así, el problema no son ellos, Delia. ¿Somos nosotros?, preguntó Delia y su amigo asintió. Me lo temía. No es tan malo, es solo el comienzo de la solución. ¿No es el final de todo?, al final no entiendo a dónde quieres llegar. Cuando entendemos que nosotros somos el problema de la desconfianza, sabemos que debemos cultivar el amor propio. ¿Cómo conectas todo eso? Si nos amaramos, ¿nos preocuparíamos tanto porque destrozaran nuestro ego? ¿Ego? Si desconfías, temes al engaño, a que te lo destruyan, eso sería un insulto. Todo lo que dices está tan mal que ya no quiero escucharte. Probablemente no sea correcto, pero yo me sentía así todo el tiempo, como que me dañaban algo muy profundo, y no sabía lo que era; entonces todo terminó, ninguno de los dos pudo empezar de nuevo. ¿Por qué no pudieron? Porque no había amor verdadero, era solo una obsesión, un deseo de encontrar el amor en quien no encontraba más que afecto, y ella y todos merecemos algo más que eso. ¿Y qué hiciste? No sabría cómo explicarlo, simplemente me concentré en mis virtudes y entendí que soy importante, y que si quería amar debía empezar por amarme a mí mismo. Claro, eso es cierto, porque no puedes dar algo que no tienes. Además, buscando el amor en los demás había olvidado cuán carente estaba. Quizá ese vacío fue llenándose con el amor de todas tus parejas. Sí, y luego no pude más que continuar con el círculo vicioso. Y ahora que todo terminó, ¿cómo puedo creerte cuando dices que sientes amor propio? ¿Podría acaso yo seguir con alguien si no estuviera amándome? No me respondiste. Quizá podría seguir dos años, cuando llega el mal llamado “aburrimiento”. Yo me siento así, aburrida, te pido disculpas por no saber conceptualizar mis sentimientos. Pero ese no es el problema. ¿Entonces cuál es? Que no vives intensamente, y esa es la idea de todo esto del amor propio. ¿Vivir intensamente? Vivir sintiendo todo el tiempo, que es como la primera etapa del amor de la que te hablé, pero extendida hasta quién sabe… ¿el final de los tiempos? Entonces sí se puede empezar de nuevo. Por eso dije que no pierdo las esperanzas. ¿Es posible realmente? ¿Olvidar todos los errores y generar nuevos y mejores? ¿No es complicado? No sé, si te pones a pensar, eso es parte del ciclo natural de las cosas; los errores no pueden ser olvidados pero sí perdonados. Yo lo amo, podría perdonarlo todo el tiempo, pero no quiero que eso signifique una patada a mi inteligencia. El amor nunca podría desgajarse por los errores, además, somos humanos, nos equivocamos todo el tiempo. ¿Y los recuerdos? Delia, siempre estamos recordando cosas, y así como te emocionan sus instantes, esta conversación podría convertirse en un recuerdo de cómo intentamos entender qué sucede cuando buscamos proteger nuestros sentimientos; un recuerdo de cómo ustedes, estrellas perdidas, buscan iluminar la oscuridad. Igual, no es tan fácil como dices, los recuerdos pueden modificarse cuando pasamos por una situación difícil. Por supuesto, puedes recordar su rostro, y sonreír, pero en algún momento esto puede cambiar si llegas a odiarlo. Sí, y lo que sucede es que tengo miedo de acumular malos sentimientos en los recuerdos. No te entiendo, Delia. ¿Por qué? ¿Cómo puedes amar si tienes miedo de caer?, el amor es un sentimiento sin sentido, no es algo muy cerebral. ¿Por qué seguir, entonces, con algo que nos hace daño? El amor no puede dañarte. ¿Y entonces por qué nos afecta? Porque no sabemos amar, y el amor, el verdadero amor… es lo mejor que podemos darnos; no genera odio, y nadie podría vivir mucho tiempo sin él. Yo solo no quiero dejarlo, ¿qué pensas de esperar un tiempo? Esto es lo interesante de nosotros. ¿Qué cosa? Escuchar que todos tenemos una forma de solucionar nuestros problemas. Claro, pero eso es todo lo que necesitamos, pensar en cómo defender los sentimientos. Sí, Delia, porque, después de todo, el deseo de proteger el muro que construimos en tantos años es innato; no hay amor que deje al margen al ser amado, porque cuando uno mismo logra la autosuficiencia, siente amor propio, y es consciente de ello… entonces solo busca ayudar a los demás, repartir el sentimiento del delirio, o el afecto humano, que es hermoso. Igual, no quisiera esperar mucho tiempo, desearía poder empezar estos nuevos recuerdos hoy, por fuerza natural, sin pensar demasiado, porque no quiero separar mi existencia de la suya. ¿Y Él tampoco quiere esperar? Fue Él quien me preguntó si podíamos empezar de nuevo.

Joaquín sonrió… y Delia también.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s