Last Hope

La última esperanza es finalmente aquel estallido interno. La chispa que logra renovarme y ni siquiera sé donde se encuentra o cómo funciona. Solo entiendo que me renueva, me hace suyo con la compresión. Me acompaña cuando ya no tengo a nadie conmigo. Y me ayuda a seguir adelante con empujones del subconsciente. Me recuerda todas las mañanas que esta fría realidad es pasajera, y que depende de mí volverla cálida y segura. Que todo está dentro de mí. Que tengo que dejar que pasen las cosas. Y que las casualidades que no existen me ayuden a entenderla. A valorarla. Y a protegerla.

Me han destruido. “Y no es que ya no sienta dolor, pero ya no tengo miedo” de que me vuelvan a lastimar. Pero hay algo que me mantiene vivo. Es una chispa de mi interior, una muestra del cosmos divino omnipotente. Es una escuela de razones. Una enseñanza de momentos, el único amor real. Debo ser fuerte y saber que si no hay nadie, seguirá brillando esta chispa y me fortalecerá cada vez más. Solo debo cerrar mis ojos y confiar en él. Y todo seguirá. Pasará. Y estaré bien. Y los cambios me vendrán bien, porque encuentro que mi corazón necesita descansar, y volver a empezar en un sueño recuperado. Un sueño posible, alejado de la devastación emocional. Mis emociones recuperadas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s