Una guitarra, un universo expandido

Orlando Bonzi es de esos guitarristas que conoce a su instrumento, lo cuida  y es uno con él. Y eso quedo más que demostrado en la noche del viernes en Richards Pub, donde se presentó junto con su grupo y su esposa, Janice, quién también forma junto con él otro proyecto musical denominado The Symbiosis Strings.

La improvisación con estilo y el jazz rock fusión son cosas normales en los conciertos de Orlando Bonzi. Cuando uno lo escucha muy a menudo, esa sorpresa que genera en el público al interpretar su guitarra ya queda atrás. Nos acostumbramos al talento innato del canta-autor.

El concierto del viernes tuvo mucho de ese talento, mucha de esa atmósfera bohemia y audaz que el vocalista sabe imponer en escena y contagiarla al resto del lugar. Eran las 22:30 y todos esperábamos que finalmente comience a cantar y tocar como sabemos, y fue “Evolución” el inicio de todo eso y mucho más.

Particularmente, ni bien comenzó el tercer tema “Mi inspiración”, el que les escribe (¿habla?) volvió a los 14 años. Este tema data de hace años y fue uno de los que más rotó en las radios nacionales. Y por cosas de la vida, tenía la suerte de poder oírlo siempre gracias a mi hermano, quién me hizo escuchar a Orlando por primera vez.

Bonzi prosiguió con “Legionario”, un tema que grabó en la ciudad de Sao Paulo junto con su otra banda de origen brasilero. Las letras eran profundas, el show se ponía más cálido. El violín de Yanice se complementaba muy bien con los demás compositores y “no sentir no es más que morir” se escuchaba, junto con otras líricas más, mientras presenciábamos a esos talentos que no todos los días tenemos la posibilidad de ver.

Ya faltaba media hora para la medianoche cuando, luego de un breve descanso que se utilizó para ajustar ciertos desperfectos en el sonido, empezó “Realidad Superior”, canción muy buena y con letras también muy bien idealizadas: “Tu fuerza gravitacional me atrae hacia ti”.

Tuvimos la posibilidad de conocer un poco más de la persona del cantante con “The Waves of Memories”, tema que, según Orlando, se hizo “cuando fui a Rio y decidí cambiar mi vida y viajar a New York y, después,  a Asia. Nació una noche mientras miraba las olas”. Comentó también un poco acerca del significado de la canción: “La vida te da cambios. Olas. El mar trae sorpresas desde adentro, y a veces te quita cosas”, explicó y luego interpretó nuevamente “Legionario” ya que anteriormente el sonido no alcanzaba los estándares requeridos de calidad de Orlando, lo que nos deja en claro que es, sin dudas, alguien muy comprometido con la música. Y él mismo lo menciono, minutos antes de tocar este tema por primera vez.

Comenzamos el sábado al ritmo de “Little Bird”, un tema hecho en la ciudad de Hong Kong, según expresó el compositor minutos antes de interpretarla. Seguidamente se escuchó “Polka Bop” y “Las siete vidas del gato”, en donde el dominio de Orlando a sus punteadas daba la pauta de que la noche todavía estaba en pañales, y el talento no estaba a la vuelta de la esquina.

A estas alturas de la noche todavía había más sorpresas, musicalmente hablando. Primero: “Recurso Natural”, canción que escuché por primera vez y me agradó bastante. Y Orlando aprovechaba y demostraba altos registros vocales. Simplemente agradable. Para los que deseen escucharlo pueden mirar el video que sigue a continuación.

Segundo: “Universo Expandido”, esa invitación a embadurnar todo con jazz y profundidad musical. “Quiero sentir que en tu brazo no existe el tiempo” dice una parte de la canción, que según confesó Orlando, era una de las favoritas de su mamá antes de fallecer. También dijo que la compuso cuando se encontraba en momento muy difícil de su vida porque se había enterado de que a su madre le quedaba muy poco tiempo de vida a causa del cáncer.

Volvemos a los clásicos (y a mi adolescencia) con “La solución”, que habla acerca de lo que es verdaderamente importante en esta vida. Esa solución “que dará vuelta a tu vida a una nueva revolución”.

El show se terminaba, pero todavía quedaba un poco más que tocar. Y fue Gustavo Luque el encargado de seguir el set, que siguió con un tema de The Clash: “Should i stay or should i go” y otra de The Beatles, “A hard day´s night”.

Terminado esto, Orlando procedió a presentar a todo el grupo que lo acompaño en la batería, el bajo y el violín, y después se dedicó a improvisar fabulosamente junto con Gustavo.

El siguiente tema que presentó fue un cover de David Cassidy, “Rock me baby”, “uno de mis héroes”, dijo el vocalista antes de iniciar. Y como alguien del público pidió una más “que sea una balada o sambinha”, entonces Orlando se decidió por una mezcla entre ambos estilos: Ivan Lins con “Madalena”.

Queda mucho por descubrir aún, pero recomendamos escuchar a Orlando Bonzi desde este blog. Más allá de su estilo y sus letras, queremos dar destaque a su talento, pues es más que nada un valor en Paraguay, y cabe dar méritos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s