Mas guapas que cualquiera

Más guapas que cualquiera es una sucesión de cuentos individuales que relatan las diferentes etapas o, más bien, los diferentes estados de ánimo que sufre una persona (en este caso, una mujer, o en todo caso Olga Kostianovsky) en el lapso de transición de la juventud a la adultez.

Cuenta -en diferentes párrafos- como sufrió, se alegró, desprecio y, sobre todo, disfruto cada uno de los sucesos que marcaron su vida de alguna manera.

En los últimos capítulos podemos ver cómo disfruta su soledad en cafés y bares asuncenos. Los describe y nos ubica en un tiempo de antaño en donde se podía caminar libremente por las calles sin temor a ser asaltado.

También nos cuenta sobre una vieja realizado a Europa, por cuestiones de trabajo. Allí señala como gozo la compañía de amigos en busca de todo tipo de diversión con tal de liberarse del estrés que el trabajo ocasionaba en sus vidas, llegando al punto de visitar un club de prostitutas.

Una historia que emociona, y en sobremanera, detallando las emociones y los espacios en los que una persona solitaria vaga durante una cierta época de su vida.

Para las personas como yo (quienes de igual forma lo pasan bien solos, y no necesitan de mucho para lograrlo, quienes se conforman con un libro o con un tiempo a solas en un cómodo lugar, con un café o dulce como acompañamiento y con una vista agradable) este libro sin dudas lograra reafirmar la actitud y sobre todo el ánimo en sí mismos.

Pero al fin y al cabo, esto no es más que una demostración de ciertas etapas puesto que al final la autora señala en forma de aprendizaje o moraleja lo siguiente: “Fui tan feliz como hipersensible (al hallar al amor de su vida), y no deje pasar esta oportunidad de crear otros fosos alrededor mío, para evitar mi gran error del pasado: perderme a mí misma.”

Una frase del libro dice: “Vos decidís qué personaje querés ser en la vida, hasta sos libre de decidir si querés  ser un personaje o un mero espectador. Romeo podrá morir al final, mientras que el público sigue vivito y coleando; pero no se olviden, que el público jamás besa a Julieta”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s